Ni rastro de amor en la violencia